Existen diferentes tipos de piel y por eso, en muchas ocasiones, no sabemos identificar cuál es el nuestro y escogemos los productos cosméticos de nuestra rutina de belleza diaria, erróneamente ¿Te gustaría saber reconocer cuál es tu tipo de piel? ¡Te lo contamos todo aquí abajo!

Características de los diferentes tipos de piel

  • Piel grasa
    Las personas que tienen este tipo de piel cuentan con un exceso de sebo que se debe equilibrar con productos específicos. Se trata de un tipo de piel que se produce en muchas ocasiones, por cambios hormonales o por tener exceso de glándulas sebáceas. Tienes la piel grasa si: tienes “brillos” en el rostro, si presentas espinillas y puntos negros con frecuencia, tus poros están dilatados y notas que tu piel tiene una textura irregular y no homogénea.
  • Piel seca
    La piel seca no reúne las cualidades para retener el sebo en la piel, es un tipo de piel que pierde gran parte de la humedad a través de la transpiración y todo esto le da un aspecto apagado. Las características de la piel seca son estas: piel opaca y apagada, con rojeces, falta de flexibilidad y aparición prematura de líneas de expresión, tacto áspero y tirantez. Con este tipo de piel se deben utilizar productos que hidraten en profundidad y que retengan la hidratación el mayor tiempo posible.
  • Piel sensible
    Es uno de los tipos de piel que más cuidados necesita por sus características. Se debe tener mucho cuidado con la formulación de los productos que se escogen para la rutina de belleza diaria, ya que si se escogen erróneamente pueden causar reacciones adversas en la piel. La piel sensible tiene estas características: se altera con los cambios de temperatura o la exposición al sol, aparecen lesiones de forma espontánea, se irrita con facilidad.
  • Piel madura
    La piel madura se caracteriza por tener falta de hidratación y líneas de expresión marcadas. Se deberán utilizar productos para hidratar en profundidad y atenuar las líneas de expresión lo máximo posible. Nuestro consejo es que es mejor prevenir y comenzar a realizar el ritual de belleza diario desde una edad temprana.
  • Piel mixta
    La piel mixta se caracteriza por tener zonas con exceso de sebo, combinadas con zonas secas. Se trata de el tipo de piel más común y puede distinguirse por: zonas con más sebo en la zona T (frente, nariz y barbilla), los poros son fácilmente distinguibles y la piel en las mejillas tiende a ser seca y áspera.
  • Piel acneica
    La piel acnéica puede afectar a personas con piel seca y también con piel grasa. Se deben utilizar productos que eviten brotes de granitos y que atenúen las cicatrices producidas por la aparición de los anteriores. Nuestro consejo es utilizar productos elaborados con fórmulas naturales, (especialmente con árbol de té).
  • Piel normal
    Este tipo de piel es el más equilibrado, ya que podemos encontrar que no hay exceso de sebo ni de sequedad en ninguna zona del rostro. Los signos más evidentes de una piel normal son los siguientes: piel muy suave al tacto, las imperfecciones y los poros son prácticamente invisibles y suele tener aspecto y tacto hidratado. Nuestro consejo es que no dejes de cuidar tu piel por ser normal, ya que con los años suele derivar a piel seca.

Estos son los diferentes tipos de piel que existen y te hemos dado algunos trucos para que sepas reconocer cuál es el tuyo y así poder escoger los productos de cosmética para tu rutina diaria de belleza de forma adecuada. Si aún habiendo leído este artículo te queda algún tipo de duda, estaremos encantadas de asesorarte sobre cuales son los productos más adecuados para ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.